Mar. Feb 27th, 2024


Es un espectáculo arriesgado, transgresor y alternativo desde el punto de vista artístico

  • “ro.TO” fue presentada en el marco del décimo séptimo Festival Internacional de Danza Contemporánea Edanco, en la sala Manuel Rueda y en Galerías de Bellas Artes. 

Francis Mesa

Santo Domingo

Las camas son sólo un pretexto, o, quizás, la aceptación cultural de que es allí, en ese espacio horizontal, en donde las relaciones de pareja debaten sus problemas, pero, sobre todo, conviven en armonía, lujuria y placer. Lo demás es puro arte. 

El espectáculo bidisciplinario “ro.TO”, que ha presentado recientemente la compañía independiente EntreCuerpos, ha marcado un punto de inflexión en la manera de hacer danza y teatro, de manera individual o, como ha sido el caso, uniendo ambos renglones.

“ro.TO” es un espectáculo arriesgado, transgresor y alternativo desde el punto de vista artístico. Una composición que a simple vista parecería caótica, pero cuyo fondo, sin embargo, es el trabajo en conjunto, la sinergia que se puede lograr entre bailarines y actores que intercambian y comparten sus roles al mismo tiempo.

Jozze Antonio Sánchez, dramaturgo y coreógrafo, lo ha vuelto a hacer. Ésta es su tercera entrega bajo este concepto.

La primera fue en el año 2018, cuando presentó “Entre Cuerpos”, en el Bar del Teatro Nacional; al año siguiente llevó “Irreverentes” al espacio de Micro Teatro y este año ha superado con creces las anteriores, con esta puesta en escena que se acerca tanto a la perfección, que da miedo emplear este adjetivo tan rimbombante, so pena de caer en adulaciones innecesarias.

El argumento no es nuevo. Ni lo tiene que ser. Se centra en las relaciones de parejas tóxicas e inseguras, cuyos complejos, celos e incomprensiones hacen de su vida en común un campo de batalla minado por los cuatro costados, donde la paz o la tregua son quimeras lejanas.

Los diálogos (el teatro) y los movimientos (la danza), puede que en muchos instantes sean “no aptos para mojigatos”, porque se tornan violentos, soeces, peligrosos, misóginos y, sabido es que no todo el mundo digiere con la misma capacidad ciertas expresiones artísticas que puedan alterar el pudor o las buenas costumbres.

Ah, la música, un trabajo origina José Andrés Molina, con la coproducción de “Somos más nada”, con ese trepidante ir y venir de sonidos, esos “in crescendos” y “decrescendos” dramáticos, con los que se apoyan los artistas en escena, ayudados por el manejo de luces diseño de Rubén Lara, completan el trabajo de una obra que pide a gritos ser representada en más espacios, en más escenarios, en más festivales, porque lo bueno, sencillamente, debe perpetuarse. 

Los actores: Cindy Guerrero, cuyo dominio de cuerpo y voz y unas destrezas en movimientos y acrobacias, la hacen brillar con luz propia, a pesar del trabajo coral al que estuvo expuesta; Madison Díaz, Gabo Alcántara y Erni Coronado; los bailarines: Daimé del Toro, experimentada bailarina de danza contemporánea, quien, además junto a Jozze Antonio Sánchez coreografió esta pieza; Joel Rodríguez, Erick Guzmán, Jonás Alberto, Wileidy Contreras, Patricia Ortega y Mildred Rubirosa, dirigidos por Edmundo Poy, bajo la sombrilla de la Compañía Nacional de Danza Contemporánea, tienen ante sí, desde ahora y en lo adelante, un compromiso de mantener esa calidad, esa destreza y ese compromiso con su profesión, cada vez que pisen un escenario.

“En buenas manos queda el pandero”. El relevo artístico local demuestra cada día su potencial.

Los espacios como Edanco, que se celebra desde hace 17 años y sólo inactivo durante la pandemia, ponen de manifiesto el talento y las aptitudes de los artistas jóvenes, los de cualquier disciplina.

Esta vez vimos un espectáculo de danza y teatro, esperemos que la creatividad de los autores de “ro.TO”, los lleven a un performance mucho más multidisciplinario, con igual o mayor calidad interpretativa que lo presentado con este trabajo. ¡Enhorabuena!

“ro.TO” fue presentada en el marco del décimo séptimo Festival Internacional de Danza Contemporánea EDANCO, en la sala Manuel Rueda y en Galerías de Bellas Artes.