Lun. Feb 26th, 2024
  • Embarazo. Imagen de iStock. 

AFP

Tokio, Japón

El gobierno japonés aprobó el viernes revocar una ley que estipula que durante un divorcio, las mujeres embarazadas tienen que esperar 100 días antes de poder casarse de nuevo.

La ley, en vigor desde hace más de un siglo, no aplica a los hombres y estaba pensada como una forma de ayudar a la identificación del padre que era responsable económicamente de un bebé recién nacido.

Los críticos de la norma hicieron campaña para que se revocara esta ley de 1896, que juzgan anticuada y discriminatoria. 

Antes de su revisión en 2016, la norma prohibía volver a casarse durante seis meses.

El cambio también eliminará una regla que otorgaba a los padres el derecho de “disciplinar a los niños hasta donde sea necesario”. 

El gobierno entregará el código civil revisado a la actual sesión parlamentaria que termina el 10 de diciembre. Si se aprueba, se espera que entre en vigor en 2024, según los medios locales. 

Japón ocupa sistemáticamente una posición baja en el informe anual del Foro Económico Mundial sobre la brecha global de género, que tiene en cuenta la participación política y económica de las mujeres, así como la salud y la educación. En 2022 el país ocupaba el puesto 116 de 146.

Hace dos años, el gobierno aplazó el objetivo de que al menos 30% de los puestos de dirección en empresas y política sea ocupado por mujeres. Según un nuevo plan de cinco años, se realizarán esfuerzos para alcanzar el objetivo de aquí a 2030 y ya no en 2020.