Vie. Feb 23rd, 2024
  • Personas y medios se reúnen en la entrada del edificio de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, en Viena, Austria, el 5 de octubre de 2022. ap

EFE

Washington, Estados Unidos

La tensión sigue subiendo entre Arabia Saudí y Estados Unidos, que tuvieron intercambios particularmente duros el jueves pasado sobre la producción de petróleo y, en términos más generales, sobre la actitud de Riad hacia Moscú.

Los sauditas respondieron, en una rara declaración, a las críticas de Estados Unidos, que les acusa de haber recortado la producción de oro negro para “alinearse” con los intereses del presidente ruso, Vladimir Putin.

“Arabia Saudita vio las declaraciones (…) que describieron la decisión como una toma de posición del reino en conflictos internacionales y como políticamente motivada contra Estados Unidos”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita en un comunicado.

La Opep+, que agrupa a los 13 miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) liderados por Arabia Saudita, y a 10 socios encabezados por Rusia, decidieron la semana pasada recortar sus cuotas de producción para sostener los precios del crudo.

“Dirección equivocada”

El presidente estadounidense, Joe Biden, advirtió que habrá “consecuencias” por esta decisión, que podría favorecer a Rusia al sostener o impulsar los precios. Moscú necesita sus ingresos petroleros para financiar su guerra en Ucrania.