Sáb. Mar 2nd, 2024


El análisis se realizó también con huesos de animales de la misma época y zona geográfica, incluyendo carnívoros como linces y lobos, y herbívoros como conejos y gamuzas.

  • Molar del neandertal analizado en el estudio. Imagen facilitada por el CNRS, © Lourdes Montes.

EFE

Redacción Ciencia

Los científicos aún no han resuelto la cuestión de si los neandertales fueron carnívoros o no; mientras que unos estudios defienden que eran grandes consumidores de plantas otros dicen que de carne. Ahora, una nueva investigación va en esta última línea: esta especie extinta -sugiere- fue carnívora.

Los resultados se publican en la revista PNAS, en un artículo liderado por el Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia (CNRS) y con participación de la Universidad de Zaragoza.

Los investigadores han utilizado por primera vez el análisis de isótopos de zinc para determinar la posición de los neandertales en la cadena alimentaria y sus resultados, a partir del análisis de un diente fósil hallado en el yacimiento de Gabasa, en Huesca, apuntan a que parecen haber sido carnívoros, resume un comunicado del CNRS.

Si comían o no carne los neandertales sigue siendo objeto de discusión e investigación científica.

Mientras que algunos estudios del sarro dental de individuos de la Península Ibérica parecen mostrar que eran grandes consumidores de plantas, otras investigaciones realizadas en yacimientos fuera de Iberia parecen sugerir que no consumían casi nada más que carne.

Utilizando nuevas técnicas de análisis en un molar perteneciente a un individuo de esta especie, los investigadores demuestran ahora que los neandertales del yacimiento de Gabasa parecen haber sido carnívoros.

Hasta ahora, para determinar la posición de un individuo en la cadena alimentaria, los científicos tenían que extraer proteínas y analizar los isótopos de nitrógeno presentes en el colágeno del hueso, detalla el CNRS.

Sin embargo, este método a menudo sólo puede utilizarse en entornos templados y sólo en raras ocasiones en muestras de más de 50.000 años de antigüedad.

Cuando no se cumplen estas condiciones, el análisis de los isótopos de nitrógeno es muy complejo o incluso imposible; este fue el caso del molar del yacimiento de Gabasa analizado en este estudio.

Ante estas limitaciones, Klevia Jaouen, investigadora del CNRS, y su equipo decidieron analizar las proporciones de isótopos de zinc presentes en el esmalte del diente, un mineral resistente a cualquier forma de degradación.

Según el centro francés, es la primera vez que se utiliza este método para intentar identificar la dieta de un neandertal; cuanto más bajas sean las proporciones de isótopos de zinc en los huesos, más probable es que pertenezcan a un carnívoro.

El análisis se realizó también con huesos de animales de la misma época y zona geográfica, incluyendo carnívoros como linces y lobos, y herbívoros como conejos y gamuzas.