Vie. Feb 23rd, 2024

Los Angeles, Estados Unidos (AFP)

En el biopic “Emily”, la actriz Emma Mackey interpreta a la escritora británica del siglo XIX Emily Brontë y sus imaginarias aventuras donde se mezclan opio, tatuajes y relaciones sexuales con un pastor, en una apuesta deliberadamente alejada de la realidad. 
Que Brontë no se haya inspirado en esas experiencias para escribir “Cumbres borrascosas” importa poco para la actriz que saltó a la fama gracias a la serie de Netflix “Sex Education”.
“No es un documental, debí mentalizarme de dejar de lado todos los elementos biográficos y aferrarme al hecho de que todo esto es solo una historia” que la directora británica Frances O’Connor “quería que contara”, confió la actriz franco-británica en una entrevista con la AFP durante el festival de cine de Toronto el mes pasado.

 La muerte “en todas partes” 
¿Cómo una joven británica tímida y solitaria de la era victoriana, que pasó la mayor parte de su vida en las colinas del Yorkshire, llegó a escribir una novela gótica, sombría y apasionante que impactó tanto a sus lectores de la época?
La pregunta atormentó durante mucho tiempo a universitarios y admiradores de la obra.
“Emily” trata de ofrecer una respuesta un poco desapegada de la realidad, dejando elementos de la novela “penetrar y alimentar el mundo real” de la escritora, afirma Mackey.
Para la actriz, Emily Brontë y sus hermanas Charlotte y Anne (también mujeres de letras)  probablemente se inspiraron gracias a la impresionante biblioteca a la que tuvieron acceso al crecer.
Sin embargo, sí existían elementos macabros en la familia Brontë, asegura.

Por ejemplo, el cuarto de Emily iba a un cementerio de Haworth, en Yorkshire.

Las hermanas habrían visto a personas en el pueblo industrial cercano “muriendo de tuberculosis por el agua que estaba infectada por su propio cementerio”, agregó Mackey. 
“La muerte estaba en todas partes. Vieron niños morir. Era muy tangible para ellas”.

Ver detrás de la puerta 
La película, proyectada el jueves en el Festival de Cine de Sitges, España, y estrenada el viernes en Reino Unido, llegará a las salas de América en el primer trimestre de 2023.
Las críticas le reservaron una muy buena acogida durante su estreno en el festival de Toronto en septiembre.
El diario británico The Guardian la describió como “bellamente actuada, amorosamente filmada y fervorosa y especulativamente imaginada”.
La revista estadounidense Variety saludó la interpretación “psicológicamente apasionante” de Emily por Mackey, sin dejar de precisar que los “puristas de Brontë podrían objetar la manipulación cronológica”.
Con un papel reducido en la próxima cuarta temporada de la serie de comedia adolescente “Sex Education”, la actriz de 26 años explora ahora otras oportunidades.
Además de con O’Connor en “Emily”, trabajó con la realizadora Greta Gerwig en su nueva cinta “Barbie”, en la que actúan también Ryan Gosling y Margot Robbie.
“Ver cómo interactúan con la gente durante la filmación, cómo es la atmósfera de los sets cuando son dirigidos por mujeres, es realmente interesante”, resalta Mackey.
Aunque no considera a Brontë una feminista, la actriz ve la película como un “agradecimiento por el impacto que ella tuvo sobre la gente, sobre las mujeres y los lectores en el mundo, aún hoy”.
Existe “algo fascinante” en Brontë, “alguien que está envuelta en misterio”, dijo Mackey. 
“Es como tener un cartel de ‘No entrar’ en la puerta. Quieres entrar y quieres ver qué hay detrás de la puerta”.