Lun. Jul 15th, 2024
  • La crisis peruana estalló el 7 de diciembre cuando el presidente Pedro Castillo fue destituiido por el Congreso. AP

AFP

Lima, Perú

El sistema de Naciones Unidas que opera en Perú instó ayer martes al gobierno de Dina Boluarte a respetar los derechos humanos y evitar el uso desproporcionado de la fuerza para reprimir las protestas, que han dejado 40 muertos en un mes en regiones andinas.

La Fiscalía anunció anoche una investigación contra la presidenta de Perú por genocidio tras los 40 muertos durante las manifestaciones.

“Exhortamos a las autoridades y fuerzas de seguridad a tomar urgentemente medidas para asegurar el respeto a los derechos humanos, incluyendo el derecho a la manifestación pacífica”, señalaron las agencias, fondos y programas de la ONU en Perú en un comunicado conjunto difundido en su cuenta de Twitter.

La ONU llamó además al gobierno “a observar los estándares y normas aplicables al uso de armas contra los manifestantes; y a facilitar una solución pacífica y dialogada a la crisis”.

18 muertos en un día

Las protestas registraron 18 muertos el lunes en Perú tras choques y saqueos en la región andina de Puno, epicentro actual de la crisis institucional y social que vive el país desde hace un mes.