Lun. May 29th, 2023
Los precios mundiales de los alimentos siguieron bajando en enero, según la FAO

París, Francia

Los precios mundiales de los alimentos bajaron levemente en enero, por décimo mes consecutivo, a causa de un descenso de los precios del trigo y de los aceites vegetales, anunció el viernes la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En enero, el índice del valor de los alimentos de la FAO, que sigue la variación de los precios internacionales de una canasta de productos básicos, disminuyó levemente respecto a diciembre (-0,8%). 

La cifra contrasta con el pico que alcanzaron los precios en marzo de 2022, cuando registraron un incremento del 17,1% respecto al mes anterior, debido a los primeros efectos de la guerra de Ucrania.

Aunque el precio global de los cereales permaneció prácticamente estable, sí que subieron los del arroz y el maíz. 

Los precios internacionales del arroz “aumentaron un 6,2% respecto a diciembre”, a causa de una “disponibilidad más restringida, la fuerte demanda local en algunos países exportadores asiáticos y movimientos de los tipos de cambio”, indica la FAO.

Además, “a causa de la fuerte demanda de exportaciones de Brasil y de las preocupaciones relacionadas con la sequía en Argentina”, los precios mundiales del maíz también subieron levemente.

En cambio, el precio del trigo bajó un 2,5% debido a la abundante producción que se espera en Australia y Rusia, que “superó las previsiones”, señala la FAO.

Los precios de los aceites vegetales también disminuyeron en enero, un 2,9%. Los del aceite de palma y de soja “cayeron a causa de la débil demanda mundial de importaciones, mientras que los de los aceites de girasol y de colza bajaron por la abundante disponibilidad para la exportación”, explica la organización de Naciones Unidas.

Los precios del azúcar también se redujeron respecto a diciembre de 2022 (-1,1%), así como los de los productos lácteos (-1,4%). 

El precio de la carne se mantuvo estable.

La organización de la ONU confirmó asimismo una “contracción” de la oferta de cereales en 2022-2023, un “1,7% menos” que el año anterior, aunque en leve alza respecto a las previsiones de diciembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *