Mar. Jul 16th, 2024
  • Gilberto Soriano Román, abogado- Presidente ADODEP

Gilberto Soriano Román

Santo Domingo

La República Dominicana ha declarado el deporte como un derecho fundamental y un componente de formación integral desde los recintos educativos, el reto consiste en llevarlo a la práctica y, que el deporte esté al servicio del desarrollo humano, en beneficio de todos nuestros niños, adolescentes y jóvenes, para producir una sociedad más igualitaria, pero sobre todo más humana.

¿Ha declarado el Estado dominicano el deporte de interés público?

Se sabe que todos los Estados desarrollados tienen un propósito y una visión estratégica con el deporte desde la escuela para proveer una educación integral, haciendo del deporte un instrumento de desarrollo para la construcción de una ciudadanía cívica, en beneficio del interés colectivo.

El Estado dominicano en el Artículo 65 de la Constitución, establece que el deporte es políticas públicas de educación y salud. De igual forma, en la Estrategia Nacional de Desarrollo Ley 1-12, en su objetivo general 2.7 Manda a incorporar el deporte desde la educación básica, como componente de la formación integral del sistema educativo e impulsar la práctica deportiva como mecanismo de cohesión e inclusión social, garantizando las mismas oportunidades de participación, acceso a niños y jóvenes de ambos sexos.

Asimismo, la Ley General del Deporte 356-05, que antecedió a la Constitución de la República Dominicana, en su Artículo Primero consagra que su práctica estará orientada, esencialmente a la formación integral de los ciudadanos en lo físico, intelectual y moral, a fin de contribuir al bienestar social de nuestro país. Lo que significa que, el Estado dominicano ha definido el interés público con el deporte.

Al igual que en España y Colombia, nuestro país en sus normas tiene un objetivo social con el deporte, en procura de consolidar el Estado social, democrático y de derecho. Lo que refleja, que contamos con las formalidades legales y normativas para iniciar una contrarreforma y, alcanzar un nuevo modelo educativo.

¿Cuál es la realidad socio-deportiva de nuestro país?

La única vía para garantizar el deporte como un derecho fundamental, es a través de la escuela. Nuestro país tiene un modelo deportivo unidireccional, que solo se concentra en el alto rendimiento que, es la captación de talentos para ser llevado al olimpismo o al profesionalismo, cerrando los espacios de participación, equidad e igualdad, no solo a los estudiantes, sino a los propios atletas, ya que el deporte se encuentra fuera del sistema educativo.

En una sociedad mayormente joven, según la Oficina Nacional de Estadística de República Dominicana la población de 1 a 34 años representa el 60.63%, y la alta competición no llega a un 1% para la población

que participa en el alto rendimiento, lo cual es un claro reflejo de que el actual modelo deportivo es excluyente, discriminatorio y les niega la educación a nuestros atletas.

¿Cómo debe ser un sistema deportivo que beneficia a la nación?

Un modelo deportivo se construye sobre la base de la masificación desde los recintos educativos, tal como lo señala la Estrategia Nacional de Desarrollo en su objetivo general 2.7 donde ordena incorporar el sistema de organización de competencias deportivas a nivel escolar, que va desde lo local, municipal, provincial, regional y nacional. Tal como sucedió en el pasado, la Ley 1-12 define que el alto rendimiento debe ser el resultado de la práctica generalizada en todo el territorio nacional, y las organizaciones especializadas absorben el mejor talento para las distintas selecciones.

De esa manera, el Estado dominicano cumple con el rol social, en la búsqueda de la convivencia proporcionando los espacios de acceso, equidad e igualdad, no como sucede en la actualidad que el Estado se encuentra al servicio de las organizaciones deportivas, obviando el mandato de la constitución y las leyes dominicanas del rol vital del deporte y su contribución al fortalecimiento del sistema educativo y, la formación integral de nuestros estudiantes.