Lun. Jul 15th, 2024

El barril de West Texas Intermediate (WTI), para entrega en agosto, bajó un 1.11% a 81.41 dólares.

Petroleo

Los precios del petróleo bajaron el martes tras el paso del huracán Beryl, que causó menos daños de los temidos en las instalaciones petrolíferas estadounidenses, y después de los comentarios, aún muy prudentes, del presidente de la Reserva Federal sobre la trayectoria de las tasas de interés.

El precio del barril de crudo Brent del mar del Norte, para entrega en septiembre, bajó un 1.27%, hasta 84.66 dólares.

Su equivalente estadounidense, el barril de West Texas Intermediate (WTI), para entrega en agosto, bajó un 1.11% a 81.41 dólares.

Tras cruzar el Caribe, el huracán Beryl azotó Texas el lunes, trayendo fuertes lluvias que causaron inundaciones y cortes masivos de electricidad, y provocaron la muerte de al menos cinco personas en el sur de Estados Unidos.

El fenómeno causó “menos daños de los previstos en las infraestructuras afectadas, y los temores a un impacto en el suministro de petróleo se han disipado”, comentó Ricardo Evangelista, analista de ActivTrades.

Al final, Beryl debería tener “poco o ningún impacto en los mercados petroleros estadounidenses”, resumió Matt Britzman, de Hargreaves Lansdown.

Los inversores también prestaron mucha atención a las declaraciones de Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, el banco central estadounidense, ante el Congreso de Estados Unidos este martes.

Powell señaló un “modestos” progresos en materia de inflación, pero sobre todo reiteró que esperaba “más datos buenos” en la dirección correcta antes de considerar un recorte de las tasas de interés, lo que sería beneficioso para la demanda.

Phil Flynn, de Price Futures Group, se mostró más optimista sobre la evolución de los precios, basándose en la última publicación del martes de la Agencia estadounidense de Información sobre Energía (EIA).

La agencia elevó su estimación de la demanda mundial de crudo, así como su valoración del precio del barril para el segundo semestre del año, situándolo en 89 dólares, en lugar de los 84 dólares de media del primer semestre.