Lun. Jun 17th, 2024

El vape es el objeto más encontrado durante las requisas que se realizan en las escuelas de Santiago.

Autoridades educativas y profesores de Santiago lamentan que negocios de vapes operan cerca de escuelas y liceos. ARCHIVO

Santiago, RD 

La tranquilidad de una gran parte de centros educativos en diversas localidades de Santiago, se ve interrumpida por los negocios de vapes o cigarrillos electrónicos, que invaden el correcto ambiente para el desempeño de los estudiantes.

Un equipo de Listín Diario pudo comprobar que en los alrededores escuelas localizadas en sectores vulnerables de esta ciudad, como Santiago Oeste, Los Ciruelitos, La Ceibita, Tierra Alta, Matanzas, entre otros, es posible ubicar este tipo de comercios,

El vape o cigarrillo electrónico es el objeto más encontrado durante las requisas que se realizan en las escuelas de Santiago, en coordinación con la Policía Escolar y el Ministerio Público, de acuerdo a la directora de la Regional 08 del Ministerio Educación (MINERD), Marieta Díaz.

Tal es el caso de “La Gente del humo”, o como se hace llamar el comercio ubicado justo en la salida trasera del reconocido Instituto Politécnico Industrial de Santiago (IPISA), localizado en la avenida Hispanoamericana, por donde transitan cientos de menores para acudir a este politécnico.

Basta con colocar las palabras “vape” o “hookah” en la aplicación de mapa de cualquier dispositivo con GPS, para poder localizar solo algunas de las tiendas que están a pocos metros de los lugares de estudio. Sin embargo, allí no aparecen las tiendas “ilegales” o no registradas.

En Santiago Oeste, a cercanías del Liceo Alfredo Morales, así como también Centro Educativo El Ingenio Arriba, funcionan los puestos llamados “La lámpara súper fría y venta de vape” y “Menor Vape”, ubicados a 12 y 20 metros de los lugares de estudio, respectivamente.

Otro de los casos es la Escuela Ana Mercedes Ramos situada en el sector Matanzas, donde a menos de 70 metros y justo al lado del destacamento policial, el estudiantado se ve expuesto a estos aparatos electrónicos con sus accesorios.

Una mujer empleada de una banca de loterías, ubicada en la avenida La Piña, que colinda con una tienda de “vapes y hookah” encontrada a menos de 800 metros del Centro Educativo Dulce de Luna, confirmó que el trayecto diario de los menores incluye estar expuestos a este tipo de comercios.

Ventas de “líquidos”, “resistencias” y “vapes”, son en su mayoría el tipo de servicios que ofrecen en estos sitios, por lo que muestran en sus carteles representados por colores lumínicos y, en ocasiones, luces led.

A este sondeo realizado por este medio, se agregan otros centros educativos como la Escuela El Papayo, ubicada en La Ceibita con dos comercios cercanos a sus instalaciones, y también la Escuela Profesor Venecia Cepeda con un tienda a menos de 150 metros.